30 may. 2011

Su voz antorcha, ese rincón apartado.

Ese rincón apartado:
donde uno se da cuenta un monton de cosas.
Donde las cosas suceden.
Donde uno sucede.
Donde la oscuridad abunda
de manera creadora,
dando lugar a la figuración y las prácticas personales
que invaden el cerebro
y nos intentar hacer un bosquejo a mano alzada
de lo que somos:
viajes infinitos que van volando juntos en un
tunel parejo llamado universo,
sin preocupaciones, ni miserias, ni ruinas.
Pero ese rincón apartado tiene otro al lado.
Y tu vecino no cree tener vida eterna.
Por eso lo dejas en paz.

5 comentarios:

  1. Darle duracion a algo no es nuestra tarea.
    Solo somos.
    Eso nos lleva a tantas conclusiones nachito.
    No poder manejar lo que queremos nos vuelve vulnerables frente al universo. Pero sabes que? no hay limites o por lo menos yo no los tengo.
    Todo pasa cuando tiene que pasar, por que vivimos en un estado perfecto, vos ya lo conoces, ahora controlalo.
    Te quiero montones.

    ResponderEliminar
  2. "que invaden el cerebro
    y nos intentar hacer un bosquejo a mano alzada". Bellísimo texto. Por casualidad te conozco?

    ResponderEliminar