24 mar. 2011

Muerte digna

Los mocos rebeldes
atacan de nuevo
y atentan contra mi nariz.
Esta vez bombardean con un estornudo
que irrumpe en medio
de unos fideos con manteca.
La bomba baja por la cavidad nasal,
despreocupada;
pero con unos movimientos
gargantescos: creo reprimirlo todo.
Entonces explota.
Vuelan partículas en todas las direcciones,
embarrando el aire.
Y ahí me atoro.
La garganta se violenta,
y para mi desgracia anuncia:
"no entra ni sale más aire".
Sin mediaciòn previa
un hilo de sustancia líquida
cae de la nariz
decorándome la cara.
Ahora empieza la función.
No me importa si afuera está el sol.
No me importa si se hizo de noche.
No me importa si el plato de fideos se enfría.
Solo quiero respirar, Dios.
Un poco, un poquito más.
No me dejes acá.
......
Solo quiero saber si me voy a morir, Diablo.
-Diablo, por que es tan antiestético? quizá Belzebú... eso sería una muerte más digna.
Solo quiero saber si me voy a morir, Belzebú
-Aún así no me gusta. Lucifer.
Solo quier...
-Satán, satán siempre queda bien.
Solo quiero saber si me voy a morir, satán.

Fuera, fuera sucias plegarias.
A las mediocres peticiones,
nadie las escucha.
Solo basta con acordarse
que el fuego está en todos lados.

Ya no me preocupo
por su nombre.
Ahora estoy riendo con él
en la puerta de tu casa.

3 comentarios:

  1. golpe delicado en la espalda.
    solo digo, dale, seguí escribiendo.

    ajajaja, ya tu sabes.

    ResponderEliminar
  2. Tu poesía apesta. Pero apesta rico.

    ResponderEliminar